Ingo Jahrsetz

Ingo Jahrsetz

He trabajado psicoterapéuticamente con individuos, parejas y grupos durante 35 años. He estado intensamente involucrado en el psicoanálisis, el psicodrama, la terapia familiar, la respiración holotrópica y las constelaciones sistémicas. Durante muchos años he practicado meditación vipassana. Todavía es un ancla importante para mi vida personal y para mi trabajo terapéutico.

El corazón de mi trabajo es una relación de confianza con mis clientes. Raramente los veo como “enfermos”, más que como personas que son difíciles de responder a situaciones difíciles de la vida. La mayoría de ellos anhela una vida auténtica, oportunidades para trabajar de manera significativa y vivir creativamente. A menudo, las personas con un gran corazón carecen del valor para entablar relaciones cercanas. En el individuo, esto a menudo significa tomar decisiones claras, encontrar las propias fronteras y mantenerse a sí mismo. Una y otra vez esto significa confiar en las propias percepciones y sentimientos y mostrar coraje con ellos. Para esto a menudo es necesario aceptar la propia imperfección y el miedo. Muchos problemas de la vida hoy tienen sus raíces en lo colectivo. Esto a menudo no es fácil de detectar porque el colectivo nos rodea e impregna al pez en el que flota como el agua. En los últimos 15 años, estudié el pasado nazi de los alemanes y descubrí que estos traumas afectan a la generación de la posguerra y a sus hijos en su mayoría adultos en la actualidad. Una toma de conciencia de esto puede conducir a ideas que cambian nuestra visión del mundo en general. A menudo esto se asocia con experiencias transpersonales y puntos de vista sobre el misterio de la vida. Fue difícil para mí vivir en Alemania durante muchos años. Hoy, cuando reconozco mis raíces en esta tierra, la tristeza comienza a calmarse sobre lo que ha sucedido. En cambio, veo cómo es posible traer dignidad, atención plena y compasión al mundo. En última instancia, esto sucede porque me atrevo a aceptarme a mí mismo y reunirme en amistad.

En general, los métodos que utilizo hoy deben describirse como “psicoterapia integradora”. En definitiva, se trata de lo que aprendí en los muchos años de mi trabajo en educación terapéutica, seminarios y retiros de meditación. En los primeros años, estaba entusiasmado con el psicoanálisis, especialmente sobre su base teórica. Más tarde, llegué a conocer el valor de las relaciones sistémicas que determinan la vida de las familias y las parejas, pero también representan un aspecto importante de la terapia individual. Al trabajar con el psicodrama, me di cuenta de la importancia de la expresión emocional y la comprensión de los diversos rituales y escenas de nuestras vidas para el proceso terapéutico. Trabajar con la respiración holotrópica me dejó en claro que el alma humana va mucho más allá de los conflictos cotidianos y los enredos con la propia familia. La respiración holotrópica permite experiencias en las que se combinan lo personal, lo colectivo y lo eterno.